Los Premios Darwin 5º Parte


El ser humano posee el instinto de supervivencia, pero existen individuos que por sus actos se les puede considerar idiotas o estúpidos, aunque siguiendo la teoría de Charles Darwin (1809-1882) sobre la selección natural, protegen nuestro grupo genético sacrificando sus propias vidas. Los premios«Darwin» se otorgan a título póstumo y homenajean a los que se eliminan a si mismos de una forma extraordinariamente idiota, lo que mejora las posibilidades de una supervivencia de nuestra especie humana a largo plazo.

darwin.gif

Charles Darwin

 Los premios«Darwin» (http://www.darwinawards.com) se otorgan desde 1994 en base a las votaciones que dan los lectores a todos y cada uno de los casos que son debidamente controlados. Cada año hay dos ganadores y nunca faltan candidatos. También se conceden dos menciones honoríficas a los que hicieron los mejores méritos para poder convertirse en un perfecto idiota, pero tuvieron la mala suerte de no morir en el intento.

Que de comienzo el Show!

Los ganadores de este preciado y tal vez macabro galardón de este año que acaba de terminar ya han sido elegidos.Una granada tipo RPG no soporta golpes de martillo El primer premio, por mayoría de votos, recayó en un mecánico brasileño que intentó abrir una granada RPG (Rocket Propelled Grenade), de impulsión por cohete, haciendo pasar varias veces su coche por encima. Pero como la técnica no le funcionó, continuó sus esfuerzos por abrir el artefacto a base de darle golpes con un martillo. La explosión no sólo acabó con su vida sino que destruyó su taller y seis coches que estaban dentro. La policía encontró después otras 14 granadas del mismo tipo en otro de sus coches que estaba aparcado frente al taller, así que pensaron que la intención del mecánico era desmontar la granada para venderla como chatarra. Por lo menos pudo consiguir su propósito porque si la granada estaba intacta, ahora sí es chatarra.

Un caso similar, aunque éste no fue seleccionado para los premios, ocurrió en Vietnam. Tres hombres que recogían metal de desecho encontraron una bomba de 500 libras sin explosionar que estaba enterrada en la cima de una colina. Decididos a quedarse con tan valioso hallazgo, hicieron rodar la bomba ladera abajo ayudados por la ley de la gravedad. La detonación dejó un cráter de cuatro metros de diámetro y envío a los tres empresarios de la chatarra a una reunión urgente cara a cara con su Creador.

[1997]
La mañana del 11 de noviembre, dos buenos amigos, de 27 y 41 años de edad y residentes de Whitney (EEUU), al norte de Waco, Tejas, hicieron lo que acostumbraban hacer cada vez que se encontraban en los caminos rurales desiertos: conducían sus vehículos directamente el uno hacia el otro en un juego para ver quién “se rajaba” primero. Esa mañana chocaron a 110 Km. por hora. El más joven se salvó por haberse puesto el cinturón; el otro no se lo había abrochado y murió instantáneamente.

[1997]
Un hombre de 38 años murió en Jenkins Township, Pennsylvania (EEUU), en noviembre, un par de horas después de haber visitado a un amigo para ver sus culebras. Según el amigo, el hombre había metido la mano en el tanque de una cobra y había tocado a la víbora, que luego lo había mordido. Negándose a ir al hospital, el hombre dijo “soy un hombre, yo me las arreglo,” y se fue a un bar, donde tomó tres bebidas y les presumió a todos los presentes que una cobra lo acababa de morder. Una hora después, había muerto.

[1989]
*En Francia, Jacques LeFevrier quiso asegurarse de su muerte cuando intentó el suicido. Fue a la cima de un acantilado y se ató un nudo alrededor del cuello con una soga. Amarró la otra extremidad de la soga a una roca grande. Bebió veneno y se incendió la ropa. Hasta trató de dispararse al último momento. Saltó al precipicio y se disparó al mismo tiempo. La bala no lo tocó pero al pasar cortó la soga sobre él. Libre de la amenaza de ahorcarse, cayó al mar. El repentino zambullido en el agua extinguió las llamas y le hizo vomitar el veneno. Un pescador caritativo lo sacó del agua y lo llevó a un hospital, donde murió… de hipotermia.

3 de febrero de 1990
*En EEUU, un hombre de Renton, Washington trat%oacute; de cometer un asalto. Probablemente se trataba de su primera vez, dado que no tenía récord de crímenes violentos y debido a las decisiones estúpidas que tomó:

* el objetivo fue H&J Leather & Firearms, un negocio que vende armas;
* el negocio estaba lleno de clientes, en un estado donde un número considerable de la población adulta tiene licencia para traer pistola de mano escondida en lugares públicos;
* para poder entrar al local, el ladrón tuvo que rodear un auto de policía estacionado frente a la puerta;
* un agente de policía uniformado estaba de pie frente al mostrador tomando café antes de entrar en servicio.

Al ver al agente de policía, el presunto ladrón anunció el asalto y disparó un par de veces al aire. El policía y un empleado respondieron a los disparos inmediatamente, matándolo. Varios otros clientes también sacaron sus armas, pero no dispararon. Nadie más fue herido.

Anuncios

2 Comentarios

Deja un comentario venga.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s