Batalla en la Cocina (Hecho Real)


17:30 PM 04/10/2012

Entrada la tarde, mi estomago empezó a crujir y a protestar, necesitaba nutrientes, comida, quería que le echara algo al pozo. Me dirijí a la cocina, camine hacia delante, al llegar al pasillo gire a la izquierda, abrí la puerta y entré a la habitación donde tenemos la nevera, horno, fogones, fregadero, etc.

Cogí un cuchillo, la barra de pan, y la seccioné mas o menos por la mitad a su vez también dividí dicho trozo de barra en dos por la mitad. Separe los trozos, los unte con tomate, les eche aceite y sal, dos lonchas de pavo fueron las elegidas para rellenar el bocadillo… Pero entonces…

Me empezó a picar el brazo (Zona Triceps) era un picor familiar, como una picadura de mosquito. Un mosquito? a las 18:00? en la cocina? no solía ser el lugar ni la hora en la que los mosquitos alguna vez me atacaban. Después de rascarme un poco me pongo otra vez en harina y por delante de mi cara veo el mosquito, diminuto, le doy asi con la mano para que se vaya y sigo a lo mio… antes de ni siquiera volver a mirar el bocadillo a medio hacer noto que me pica la espalda… -Como?? pero que cojones… como coño ha sido tan rápido?  le acabo de espantar para que se vaya!- se conoce que con ese acto lo enfurecí.

Ya entonces con picores en en el brazo y la espalda no podía acabarme el bocadillo pues no paraba de rascarme. Agarré el cuchillo y empezó una encarnecida batalla por honor.  El cuchillo no era pequeño ya que era un cuchillo de estos largos de cortar pan, lo menos eran 30 cm de cuchillaco. Ya me podéis ver, en medio de la cocina, silencioso y callado cual Ninja mirando alrededor muy lentamente en posición de defensa para poder descubrirlo o al menos captar el aleteo del insecto para pegarle una estocada. A los segundos di con el. Empecé a dar cortes en el aire como un gran espadachín. Cuando lo perdía de vista volvía a mi posición de defensa que he contado anteriormente. Al dar con el otra vez comenzaba de nuevo el altercado, aguijón contra cuchillo, sonaban los chasquidos al chocar nuestras dos armas. La espectacular batalla duro 2 minutos no mas, creo, ya que en mitad de la contienda no tenia percepción del tiempo.

Al final uno de los dos ganó. El mosquito me echó de la cocina. DE MI COCINA! En lo que duró la disputa yo le di una vez, pero el me propinó 4 estocazos que me dejaron rendido. 1 picadura en cada Triceps, otra en el oblicuo izquierdo ( o en el “cantolabarriga” izquierdo como queráis decirlo) otra estocada en la baja espalda, y otra en el cuello que esa casi fue mortal. Me estoy mirando los granacos ahora mientras escribo esto y me estoy acordando de los familiares de mi contrincante.

Ya te pillare ya! Nos vemos a la hora la cena malandrín!!

Pues nada mas por mi parte. Esto es todo por ahora. Ya os iré informando de posteriores acontecimientos en mi vida, tan “interesantes” y “emocionantes” como este.

Un Saludo Amiguetes!!

Anuncios

1 comentario

Deja un comentario venga.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s